Datos Institucionales

Nuestro Patrono

Santo Domingo Savio Tan Pequeño y Tan Santo

Domingo nació el 2 de abril de 1842 en la provincia de Turín, en el norte de Italia, en una familia humilde pero al mismo tiempo muy fervorosa. Ya desde tierna edad decidió imitar fielmente a Jesús, alejándose de cuanto lo pudiera alejar de El. A los 7 años hizo su primera comunión y a los 12 entró en el Oratorio de San Juan Bosco. Bajo la dirección personal del gran santo salesiano se convirtió en tabernáculo del Señor y en modelo y ejemplo de amor a Dio para los demás. Fue un verdadero apóstol y misionero de Jesús, con la simple presencia de su vida.

Los que lo conocieron en vida dicen que no era pequeño de estatura, pero si delgado, casi débil. Prefería escuchar que hablar. Era humilde y respetuoso de todos y tenía una habilidad natural para apaciguar las discusiones y peleas, que en aquella edad entre sus compañeros, a veces brotaban casi naturalmente. Su único interés era Dios y cómo hacer que los demás concentrasen sus energías en servirle mejor a Él. Lo que le faltaba en fuerza física la recuperaba en alteza moral, en fortaleza de corazón y en aceptación de la voluntad de Dios cualquiera que esta fuese.

La primera biografía de la vida de Domingo fue escrita por su maestro San Juan Bosco, y de entre esas páginas han surgido tantas vocaciones. Inclusa la vocación del futuro Papa Benedicto XVI, que con tanta ternura ha mirado a la Obra de la Infancia Misionera.

Domingo murió a tan sólo 15 años de edad. Era el 9 de marzo de 1857. Su Santidad Pío XII lo canonizó en el 1954. Exactamente 50 años atrás. Tomado de http://www.vatican.va
“Como santo Domingo Savio, sed todos misioneros con el buen ejemplo, con las buenas palabras y con las buenas acciones en casa, entre los vecinos y entre los compañeros de trabajo. En todas las edades se puede y se debe testimoniar a Cristo. El compromiso del testimonio cristiano es permanente y diario” (S.S. Juan Pablo II, Homilía del 7 de diciembre de 1997).

Etapa Fundacional

Los 10 primeros años (1946-1956)

Cuando los superiores salesianos decidieron adquirir unos terrenos apropiados para el nuevo seminario du determinación fue la de iniciar pronto la construcción del mismo. El Padre Rubén Polifroni, con la aprobación y apoyo de los superiores en Bogotá, con su experiencia como Director del Instituto Pedro Justo Berrio, puso todo su empeño, entusiasmo y conocimiento de personas amigas en Medellín para dar comienzo lo más pronto posible a la edificación de la planta física del aspirantado.

Con los planos y la dirección del Dr. Anton se iniciaron los trabajos de construcción de los crecimientos del nuevo edificio, el 3 de mayo de 1946.

Fueron varias las personas que ofrendaron sus aportes económicos y ayudas en material: el Señor Antonio Uribe obsequio mil ladrillos y dos mil tejas.

Para los antioqueños colaborar en la edificación de una iglesia de un seminario, una casa religiosa ha sido una manera de agradecer a Dios los bienes recibidos. Por eso, la lista anónima de benefactores es extensa.

Y mientras en Colombia ha sido elegido como presidente el candidato conservador, Dr. Mariano Ospina Pérez, el 2 de julio, en el nuevo aspirantado salesiano, se inicia la construcción del tanque de agua detrás del establo. En esta misma fecha se vacea la plancha de cemento del edificio en construcción.

El 15 de enero del 1947 se estrenan dos nuevos salones en el primer piso, uno de los cuales se utiliza para dormitorio y el otro es destinado a capilla.

El 26 de enero de 1948 se da al servicio el nuevo dormitorio en el segundo piso, con capacidad para 50 camas, pues el número de aspirantes había crecido a número tan generoso.

A continuación del dormitorio nuevo y siempre en el segundo piso, el 28 de enero se pone en uso el nuevo estudio con capacidad para 50 pupitres.

El 3 de febrero se inicia la construcción del puente sobre el lago. Semanas después, al concluir estos trabajitos, sobre la parte más alta dl puente se coloca una blanca imagen de cemento de la santísima Virgen María, Auxiliadora de los cristianos. Todo esto le dio mucha alegría y encante al gran lago, que ya tenía un nuevo atractivo para ser visitado. Las barcas remaban debajo del puente con la celestial protección arriba.

En Colombia acaba de suceder el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, candidato liberal para las elecciones presidenciales del 50. Todo el país se sacude. Se inicia una época de violencia partidista que todavía no acaba. Y en medio de todo ese ambiente enrarecido, los salesianos de la casa, para asegurar la constante presencia del agua, el 1 de mayo compran la finca “EL SILENCIO”.

Y el progreso se hace sentir cuando el 12 de mayo se empieza a disfrutar de la LUZ ELÉCTRICA. Ya no más velas ni velones, ni lámparas de petróleo o de aceite. Ahora las bombillas inundaron de claridad las noches del coqueto aspirantado.

En febrero de 1949 se construyen los baños del primer piso, además de las canchas de baloncesto cercanas al edificio. De esa manera las planchas de cemento se llenaron de sudorosos seminaristas que las disfrutaban hasta el cansancio.

En mayo se inicia la construcción de las duchas del primer piso y el 30 del mismo mes se logran inaugurar.

En 1950, el 6 de mayo, SE ESTRENA EL SALÓN DORMITORIO que ha resultado de la ampliación del anterior, pues el número de seminaristas creció y hubo que doblar la capacidad en camas y cómodas.

Y para la seguridad de los muchachos internos, el 1 de diciembre SE ESTRENA BARANDA METÁLICA DEL SEGUNDO PISO.

Y los seminaristas salesianos no terminan de sorprenderse con los nuevos avances de la tecnología, pues en octubre del 1952, el P. Provincial, Don GAUDENCIO MANACHINO les regala el primer proyecto de filminas, traído de Italia. Es una maravilla!! El pesado artefacto comenzará a mostrarle a todos, en pantalla gigante, la ejemplar vida de san Jun Bosco y muchas otras bellas filminas elaboradas por la CENTRAL CATEQUISTA SALESIANA.

EN 1953, cuando en Colombia está iniciando su mandato militar el general Gustavo Rojas Pinilla, en abril, en el aspirantado se inicia la construcción del segundo piso del edificio norte, (que da al cual parque infantil de la básica primaria). Allí quedaran el estudio de los chicos y las piezas de habitación de los Salesianos de Don Bosco.

En agosto se comienza la construcción del actual noviciado y de la casa de las Hermanas de los Sagrados Corazones que durante 15 años se dedicaron a la ropería y cocina de los seminaristas menores.

20 de agosto se pone en funcionamiento el nuevo acueducto que trae el preciado líquido de la quebrada hasta el tanque construido a un costado del edificio norte del aspirantado. El motor automático y la maquina son alimentadores con ACPM.

El 17 de septiembre se siembra los eucaliptos del camino que conduce al establo.

El 23 de septiembre se estrena el nuevo estadio. En sus mejores épocas, alcanzo para acomodar hasta 120 pupitres con su respectivo estudiante. Al frente tenía su “catedra” desde la cual el asiste velaba por el orden y el silencio necesario para aprovechar las horas de lecturas y ejecución de tareas.

El 6 de septiembre de 1954 se comenzó a levantar el monumento a Domingo Savio, en la avenida de la entrada. El 10 se bendice en forma solemne.

El 4 de octubre se da inicio a la construcción al monumento a don Bosco, en el jardín que lleva su mismo nombre, y el 14 de diciembre se inaugura. En esta misma fecha se construye el kiosco que actualmente está en la sección de primaria.

El 15 de abril, el P. Inspector regala el estandarte de santo Domingo Savio. (Todavía se conserva en la oficina de la Pastoral).

El 28 de septiembre de hace la pavimentación de los patios laterales al edificio y se inicia la colocación de las baldosas de los corredores.

El 17 de enero del 1956 se inicia la gran capilla del patio. Es el edificio más dominante del conjunto construido. Su torre albergará dos sonoras campanas que se oirán a muchas cuadras alrededor.

El 28 de octubre recibe su ordenación presbiteral OSCAR DE JESÚS POSADA POSADA, quien fue asistente del aspirantado en los primeros meses del 1952, y que al ser cambiado produjo, mucha conmoción entre los aspirantes, pues se les había ganado el corazón a todos. Acudieron al provincial P. Gaudencio Manachino, para que reservara el traslado. De todos modos el Sr. Oscar Posada fue a presentar sus servicios salesianos a la obra de Pasto. El P. Oscar será el catequista del aspirantado a partir del 1957. Cuando es cambiado unos año más tarde, en la crónica de la casa aparecen excelentes elogios por el impecable y auténtico servicio sacerdotal del P. Posada: “Con destino a la casa salesiano de Tuluá salió hoy (3 de noviembre de 1959) el Padre Oscar Posada quien por espacio de tres años ejerció el cargo de catequista del aspirantado. Su labor fue de una abnegación a toda prueba siempre en favor de los aspirantes de quienes supo ganarse una confianza ilimitada. Las almas de los aspirantes eran transparentes para el buen catequista sacrificado en la asistencia como el que más, no encontró nunca reposo para impedir cualquier falta por mínima que fuera. Deja un recuerdo imperecedero por su ejemplar espíritu religioso, por su jovialidad y por el interés en la formación espiritual de los aspirantes. Deja en el aspirantado una cuenta a su favor que solamente una eterna gratitud podrá saldar”.

Luego el P. Oscar será director del aspirantado en 1965 y 1966. En el 67 estará en la “Casa de arriba” al frente de los aspirantes de los grados superiores. En 1970 regresará a la dirección de la casa por 3 años más. En 1985 y hasta la mitad del 86, repetirá rectoría en el agónico aspirantado. Y desde hace 10 años presta su servicio como confesor en la casa del noviciado.

Reseña Histórica

Tomado Del Libro “La Casa De La Ceja” Pbro. Gustavo Cadavid Restrepo Sdb

BÚSQUEDA DE UN SEMILLERO O ASPIRANTADO SALESIANO Los salesianos por los años cuarenta estaban establecidos en casi todas las ciudades importantes del país y su crecimiento en número de religiosos era considerable, pero a pesar de ello los superiores de la Comunidad no estaban en capacidad de responder a las numerosas solicitudes de apertura de obras educativas en otros lugares de Colombia.

Fue por ello y porque era reconocida la fecundidad y abundancia de vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa de las familias antioqueñas, que el Padre José María Bartola inició un proceso de búsqueda para gestionar la apertura de otro seminario o aspirantado en las cercanías a Medellín, puesto que el ya existente en Mosquera, Cundinamarca, desde 1903, era demasiado lejano y con una cultura muy diferente a la antioqueña.

Después de muchas averiguaciones, se logró encontrar en La Ceja, la fina denominada “Antolena”  de los esposos Antonio Bernal y doña Elena Rendón con una excelente  ubicación, riquezas de aguas, clima apropiado para el estudio y la formación espiritual y religiosa.

El Padre Rubén Polifroni, director de la anterior Escuela de Artes y oficios, que desde 1926 había cambiado su nombre por el Instituto Pedro Justo Berrío, fue el alma y gestor entusiasta de estas búsquedas y negociaciones, autorizado y apoyado por el Padre Provincial. El mismo Padre Polifroni había prometido sufragar los gastos de la compra del terreno para la nueva fundación.

Con incalculable satisfacción para los salesianos, el 17 de octubre de 1945, el Padre Polifroni compró por $52.000 la finca a don Antonio Bernal, de unas 15 cuadras y distante de la plaza del pueblo casi esas mismas cuadras.

Como dato interesante, se incluían en el precio de compra cuatro vacas de raza y tres terneras.
El 8 de enero de 1946, el Padre Polifroni recibió la casa de sus antiguos dueños y el 10 de enero, aprovechando el tiempo de vacaciones, los salesianos del Instituto Pedro Justo Berrío de Medellín  con su director y gestor de la compra de los terrenos de la nueva obra o seminario, el Padre Polifroni, vinieron a pasar unos días de descanso y cambio de ambiente. Desde esa fecha se empezó a celebrar en la nueva casa salesiana la santa misa casi todos los días.

VERDADERO INICIO DE LA OBRA EN LA CEJA

El día 21 de enero llegó al naciente seminario el Padre León Arango Escobar, sacerdote antioqueño a quien se le confió la dirección del nuevo aspirantado o seminario menor, bajo la dependencia del Padre Rubén Polifroni, director del Instituo Pedro Justo Berrío. Acompañaron ese día al Padre León Arango, el Padre Juan Francisco Mora, que quería pasar allí unos días y el salesiano coadjutor señor José Nacianceno Quiceno, quien se desempeñaría como cocinero en la incipiente obra. Vino también con ellos es aspirante Argemiro Espinosa.

La fiesta de San Juan Bosco, fundador y padre de los Salesianos fue celebrada aquel primer 31 de enero en el Colegio María Auxiliadora con la santa misa, el desayuno y el almuerzo.

En los primeros días del mes de febrero se organizan los muebles y enseres de la casa para la próxima llegada de los aspirantes.

El día 12 de febrero marca la fecha de la primera matrícula en el nuevo aspirantado o seminario menor, que corresponde a Francisco Javier Villegas. En los siguientes días 12, 13 y 14 se matricularon 11 aspirantes.

El 23 de febrero, se realiza la matrícula del primer aspirante cejeño: Gregorio Carmona, quien es el padre de la actual bibliotecaria de la Institución.

Simbolos

Estas son las insignias que nos representan


Nuestra Bandera

bandera-institucional-1000px

Nuestro Logo

logo-colegio-santo-domingo-savio-oficial-en-verticalx300

Nuestro Escudo

El escudo del Colegio Salesiano Santo Domingo Savio se compone de:
El nombre del colegio en la circunferencia exterior.
El ancla: significa la SALVACIÓN
El corazón: Encarnando el amor y la caridad de San Juan Bosco en la opción por los jóvenes.
La estrella: El ideal sublime del estudio y del trabajo que conducen al éxito y a la promoción de los estudiantes.

I
Cuan altivo El Capiro custodia
a los hijos de Bosco pastor:
Padre nuestro y gloria de Italia,
Por la Virgen: profeta, señor.

II
Mi Colegio es Edén de Domingo,
aquel santo que es sabio mentor,
y a los niños, en grato oratorio,
sin pecado a vivir enseñó.
III
Prometemos seguir en tu senda,
aunque espinas pisamos doquier.
¡Salesianos, dad manos fraternas
a quien busca hoy un mundo mejor!

IV
La cultura hacia Cristo conduce,
Él, cual sol, nos transforma en el pan
y en el vino que la uva produce,
para hacer al cristiano ejemplar.
V
Desde Antioquia marchemos unidos, para ver del
Colegio surgir,
corazones de raza invencible,
y dispuestos a dar y a servir.

VI
En la ciencia, el carisma de Sales,
hoy congrega a todo hombre creador
porque Dios se recrea en sus almas
al llamado de Juan, fundador.
VII
Estudiantes portando banderas,
de nobleza y orquídea inmortal,
recreamos marchando en caminos
de Domingo y de Laura cordial

VIII
Juventudes de ayer y de siempre,
al Institución os invito a volver,
en su historia, que alumbra la mente
sois heraldos y escudo a la vez